Curso de automaquillaje con Beter

Como algunas de vosotras ya sabréis, el miércoles de la semana pasada tuvimos una sesión de formación muy interesante a la vez que divertida: aprendimos a maquillarnos como auténticas profesionales. La cita fue en Parafarmacia Vistabella y la encargada de impartir la sesión fue María, formadora de la marca Beter.

Y hoy os vamos a contar un poco en qué consistió esta sesión de automaquillaje, para que podáis tomar nota de algunos truquillos interesantes que aprendimos las que tuvimos la oportunidad de asistir.

En mi opinión, lo más interesante fue que aprendimos a utilizar las brochas básicas de maquillaje. Es cierto que muchas de nosotras, por rapidez (y pereza, por qué no decirlo), aplicamos gran parte de los productos con los dedos. Y digo pereza porque después de cada uso, hay que limpiar una a una las brochas, sobre todo las que utilizamos para el maquillaje en crema o compacto. Pero la verdad es que, después de aprender a aplicarlo todo con la brocha adecuada, te das cuenta de que el resultado es impecable y además es mucho más higiénico. Aquí os dejo una foto de los materiales de Beter que utilizamos.

Automaquillaje-3

El primer paso antes de aplicar el maquillaje es limpiar e hidratar la cara. Esa tarde, por comodidad, limpiamos la cara con una toallita desmaquillante. Y después aplicamos la hidratante de Rêve con rosa mosqueta y ácido hialurónico, que deja la piel muy suave e hidratada, y ¡aprendimos a aplicarla con brocha! Con  movimientos que van desde el centro del rostro hacia los laterales, el resultado es una piel radiante y mucho más luminosa. La crema se aplica con esta brocha tipo “mofeta” (ésta es de la marca Beter), que sirve también para el maquillaje compacto. Después aplicamos el corrector en ojeras, manchitas y otras imperfecciones y lo difuminamos también con brocha para un resultado más natural.

Automaquillaje-2

El siguiente paso fue probar diferentes tonos de maquillaje en el dorso de la mano para ver cuál sintonizaba mejor con nuestro tono de piel. Las que elegimos maquillaje compacto lo aplicamos con la misma brocha que la crema y las que eligieron maquillaje en crema lo aplicaron con una brocha más pequeña y plana. Aplicar el maquillaje con brocha es, como decía antes, más higiénico y el resultado es más uniforme que si lo hacemos con los dedos. Hay que aplicarlo por toda la cara: párpados, labios, etc., y es que esto ayuda a fijar después sombras de ojos y pintalabios.

Los siguientes pasos fueron delinear las cejas (y es que una buena ceja aporta personalidad al rostro y quita años), aprender a delinear los ojos según la forma que tengan, aplicar el rimmel (aplicando el cepillo desde la base de las pestañas y con movimientos en zig-zag), ponernos el colorete, de una forma u otra según la forma de nuestra cara (redonda, cuadrada, ovalada). Y el último paso es pintar los labios, también con pincel, para que se fije bien el color.

Creo que se me quedan muchas por explicar, sobre todo muchos detalles, pero es que por escrito es muy difícil. La idea es que os deis cuenta de la cantidad de cosas útiles e interesantes que podéis aprender en un curso de este tipo. Así que si tenéis la oportunidad de ir a alguna sesión de automaquillaje, ¡no lo dudéis! Aunque lo principal es sentirte a gusto contigo misma, ¿a quién no le gusta saber sacarse partido? Sentirte guapa también influye de manera muy positiva en la autoestima. De todas formas, si tenéis alguna duda, ¡no dudéis en consultarnos!

Y vosotras, ¿habéis ido alguna vez a algún curso de automaquillaje? ¿Os gustó la experiencia?

Follow on Bloglovin

Escríbeme un comentario